29 abril, 2009

No decía palabras


Aquí desde Miami, revisando un negocio posible con algunos nuevos socios, hace un largo tiempo, algunos buenos amigos me empujaron a revisar esta posibilidad. Una distribuidora latino - americana en Estados Unidos. Revis☺ la posibilidad hay mucha inversión pero grandes ánimos para hacerla. Miami me gusta mucho, me encanta la playa. Sería hermoso un departamento con vista al mar. Fenómeno. Y no hay más que decir sólo esperar si sale o no este negocio. espero buenas nuevas para algunos amigos escritores que rondan por este continente norteamericano para invitarlos a revisar.
Dejo este poema en alusión al recuerdo, al futuro y a todas las posibilides.


Les dejo a Cernuda.
(para ti mi tosca)


No decía palabras,
acercaba tan sólo un cuerpo interrogante
porque ignoraba que el deseo es una pregunta
cuya respuesta no existe,
una hoja cuya rama no existe,
un mundo cuyo cielo no existe.

La angustia se abre paso entre los huesos,
remonta por las venas
hasta abrirse en la piel,
surtidores de sueño
hechos carne en interrogación vuelta a las nubes.

Un roce al paso,
una mirada fugaz entre las sombras,
bastan para que el cuerpo se abra en dos,
ávido de recibir en sí mismo
otro cuerpo que sueñe;
mitad y mitad, sueño y sueño, carne y carne,
iguales en figura, iguales en amor, iguales en deseo.

Aunque sólo sea una esperanza,
porque el deseo es una pregunta
cuya respuesta nadie sabe.



No hay comentarios: