31 mayo, 2011

Carta 2



Carta 2 (para que me oigas)

Quiero tomar tus deseos olvidados en mi cuerpo. Los que dejaste cómodamente para refugiarte. Los que con dulzuras llenaste de palabras para decir un nombre. Un nombre que no era mío. Y continuaste sin siquiera notarlo. Te diste la vuelta y te pusiste a dormir.

Puedo extender mis brazos y raptarte de tu sueño e introducirte en vigilia a mis deseos.  Recobrar partes de ti y untarla de mis caricias y toques más sublimes. Puedo emular lo más insólito para condenarte a escucharte y decirte que estas hecha en mis manos y no hay escapatoria.

Pero al amanecer te levantas como si nada, te vistes, te miras al espejo. Levantas la mano y me quedo mirándote sin decir ninguna palabra. Sólo te pones a la orilla de la cama y sonríes. Te paras y te vas. Y yo me quedo hecho un boludo, sabiendo que nunca estuviste aquí.

Esteban